Miles de espectadores acuden a las salas de cine cada día,

pero pocos saben cómo funciona el interior de una sala.

Un cine moderno no es una estantería de películas, sino una sala de alta tecnología con proyectores digitales y películas en discos duros. En las últimas décadas, la industria cinematográfica ha dado grandes pasos hacia la tecnología digital.

- Nos adaptamos al espectador.

Si la gente no ha comprado entradas

Si la gente no ha comprado entradas para una determinada sesión, no la empezamos. O, si tenemos espectadores que llegan tarde, les ponemos una película cuando llegan. Pero, si se retrasan 15 minutos o más, por supuesto, la película empezará sin ellos, – explica Ekaterina, directora de cine.

Además de las salas

de cine y de control,

el cine cuenta con un almacén de películas antiguas y DVD (hablaremos de ello en uno de los próximos números de nuestra columna). Pero la mayoría de las películas actuales se proyectan ahora en formato digital DCP. Para reproducirlas, se instalan proyectores DCP especiales y se utilizan discos duros como soportes.

– En el interior del proyector hay lámparas como en un proyector de cine convencional. La diferencia es que la imagen pasa por una matriz digital. Se trata de una copia ampliada de los proyectores domésticos o de oficina que pueden conectarse a cualquier ordenador portátil. La diferencia radica en que aquí se utilizan lámparas con una potencia de más de dos kilovatios, – dice el ingeniero de vídeo Vadim.

photo-1502514276381-1ea51dfe201c.jpeg

El tamaño de una película digital moderna

en formato DCP es de aproximadamente 150 gigabytes.

La película se carga en el proyector con antelación y, cuando empieza la sesión, el técnico apaga las luces de la sala en el momento adecuado y comienza la proyección. Para protegerse de los piratas, se utilizan claves de codificación especiales en las memorias flash: sin ellas, será imposible ver una película.

- Todas las películas están codificadas con claves especiales. En Internet se pueden encontrar películas abiertas, sin las claves, y abrirlas con un proyector especial.

- ingeniero de vídeo Vadim.

Scroll to top